Puerto Rico

Red Sísmica

¿Qué hacer ahora?

Desarrolle una conciencia sísmica:

Al mencionar “conciencia sísmica”, nos referimos a que en todo lugar pensemos dónde y cómo protegernos en caso de un terremoto. Los terremotos son eventos naturales aún impredecibles, por lo que debemos estar preparados y atentos en todo momento. Entonces, ¿qué podemos hacer ahora?


Prepare un Plan de Emergencia

Un buen plan de emergencias conlleva una serie de tareas y elementos, los cuales se recomienda sean revisados periódicamente. Esto va desde saber para qué tipo de desastre se quiere estar preparado, formas de protección, comunicación, responsabilidades y consideraciones de las personas incluidas en dicho plan, reconocimiento del entorno y acopio de suministros de emergencia. En caso de un terremoto, es importante dedicar tiempo y atención a aprender conceptos básicos de estos eventos naturales, en especial sus efectos secundarios (por ejemplo, tsunamis o deslizamientos). Como punto de partida, puede utilizar la valiosa información ofrecida por la Red Sísmica de Puerto, al igual que las Oficinas Municipales para Manejo de Emergencias. Tome nota de qué puede esperar durante un temblor y cómo puede afectar su alrededor.


Protección

Gracias al estudio de experiencias pasadas, se han logrado delimitar algunos métodos para proteger su vida durante el embate de un desastre, en específico, un terremoto. Las estrategias de protección requieren que usted considere los peligros potenciales presentes a su alrededor, al igual que mantener la calma con tal de no actuar bajo pánico. Puede ser que el primer instinto sea correr y desalojar lo antes posible la estructura en la que se encuentra. Sin embargo, durante un terremoto, le podría resultar difícil y altamente peligroso intentar correr en medio de la sacudida. La práctica periódica de estas formas de protección le permitirá desarrollar un hábito dedicado a actuar de forma inmediata y segura.



1.Agacharse, Cubrirse y Sujetarse: Estos tres simples pasos componen el método más recomendado para protegerse durante un terremoto y evitar heridas. En cuanto ocurra un sismo, identifique un objeto resistente (mesa o escritorio), agáchese, cúbrase y sujétese debajo del mismo hasta que termine de temblar. De esta forma, usted queda a salvo de objetos que puedan caer y poner en peligro su vida. Aunque no logre esconderse debajo de un mueble lo suficientemente grande, intente proteger su cabeza y cuello.

2. Triángulo de la Vida: El triángulo de la vida propone que, en caso de un terremoto, se proteja al lado de un mueble alto y no debajo. De esta forma, si caen objetos, quedaría un espacio donde estaremos a salvo. La práctica fue postulada por Douglas Coup mediante un estudio realizado en un edificio en Turquía, al cual se le produjo una implosión. A pesar de que dicha maniobra tomó popularidad, agencias especializadas como FEMA refutan su validez, principalmente por las grandes diferencias en construcción de los edificios y la metodología utilizada. En segundo lugar, una implosión produciría una descarga de ondas de movimiento que irían de adentro hacia afuera de la fuente. Sin embargo, un edificio puede ser afectado por ondas viajando en diferentes direcciones y ángulos durante un sismo. Por tales razones, se sostiene que agacharse, cubrirse y sujetarse resultaría más seguro, especialmente en edificaciones modernas.

Para más información sobre el triángulo de la vida acceda al siguiente enlace: Triángula de la vida


Personas con necesidades especiales:

Tanto las personas encamadas o con otros impedimentos tienen otras opciones para protegerse. Durante un terremoto, se recomienda cubrir con almohadas u otros artículos blandos a personas encamadas. Las personas en silla de ruedas deben aplicar el freno y cubrirse con artículos blandos o con sus propios brazos. Lo importante es poder escudarse de objetos que puedan caer en medio de la sacudida.

Integrantes del plan

Los miembros incluidos en un plan de emergencias pueden ser: familias, un equipo de trabajo, un grupo de estudiantes con su maestro/a, o un grupo de personas en alguna organización. Es importante conversar acerca de cómo prepararse y actuar en una emergencia, al igual que asignar responsabilidades. Las personas involucradas en un plan de emergencia deben conocer cómo desalojar la estructura, los suministros disponibles, lugares de encuentro (según sea necesario), cómo ayudar a otros miembros con necesidades especiales, cuáles son los peligros potenciales y cómo mitigar (ej. sistemas de gas, agua o electricidad) entre otras responsabilidades. Tenga a la mano un listado de artículos que serían imprescindibles, tales como medicamentos, alimentos especiales y aparatos médicos.


Examine y haga uso de su entorno:

Con tal de prepararnos para un terremoto (ya sea en nuestro hogar o área de trabajo, entre otros lugares) es importante reconocer cuáles son las zonas seguras y aquellas que puedan ser vulnerables a daños.

1.Debajo de un objeto resistente: Objetos como mesas, escritorios y hasta sillas pueden salvarle la vida. Virtualmente cualquier mueble fuerte en donde pueda agacharse, cubrirse y sostenerse resulta útil. La importancia de esta práctica radica en que se encuentre protección de objetos que puedan caer al suelo durante un temblor. De no poder cubrirse bajo un mueble lo suficientemente grande para cubrir todo su cuerpo, al menos proteja su cabeza y cuello.

2.Esquinas de una estructura: Básicamente, estos lugares están reforzados por columnas o vigas, según sea el caso. En medio de un temblor, puede agacharse y cubrir su cabeza y cuello con sus brazos.

3.Espacios angostos: Lugares estrechos como pasillos o cuartos pequeños también pueden ser de gran ayuda. Sin embargo, debe considerar la construcción de la estructura y si hay objetos sueltos que puedan caer. Recuerde que debe proteger al menos su cabeza y cuello.

4.Otras consideraciones: Durante un terremoto, evite lugares peligrosos como por ejemplo: ventanas, puertas de cristal o vitrinas, escaleras, libreros o estantes sin asegurar, debajo de objetos colgantes, cerca de materiales volátiles o explosivos, cables eléctricos y debajo de marcos de puertas, entre otros. Si se encuentra en un edificio no haga uso de los elevadores (el servicio eléctrico puede verse afectado). Por otro lado, usted puede hacer de su entorno uno más seguro. Es recomendable anclar a las paredes los muebles pesados (ej. armarios, libreros, etc.) y fijar cuadros y otros objetos tanto a las paredes como a los estantes, según aplique, y colocar objetos pesados a baja altura. También puede asegurarse de mantener los espacios libres de obstáculos (puertas y pasillos) con tal de permitir el fácil acceso. Si tiene suministros de emergencia portátiles (ej. mochila), puede colocarlos cerca de las salidas de la estructura, las cuales también deben estar libres de obstáculos. Finalmente, sería útil dibujar un mapa de la estructura, detallando rutas de desalojo hacia las salidas más cercanas.

Recuerde que las estructuras pueden proveer seguridad en momentos de un desastre, pero también ser peligrosas si presentan debilidades. Se debe verificar si existen vulnerabilidades y actuar con prontitud para corregirlas. Puede buscar información al respecto y/o contratar los servicios de especialistas.




Prepare provisiones de emergencia

Existe una amplia gama de productos y alimentos que usted puede comprar y guardar por un largo periodo de tiempo. De igual manera, usted puede preparar lugares seguros para guardar sus artículos. Sin embargo, el preparar un suministro móvil e individual puede resultar útil y versátil, como lo es una mochila de seguridad. Usted puede preparar mochilas y asegurarlas no sólo en su hogar, sino también en su vehículo y/o área de trabajo.

La mochila de seguridad debe adaptarse de acuerdo a las necesidades de cada persona. El peso y tamaño de la mochila debe estar de acuerdo a la fortaleza de cada individuo, pero se recomienda que sea de fácil manejo. ¿Cuántas mochilas necesito?, la cantidad de mochila puede variar de acuerdo a la cantidad de integrantes que se encuentren en la misma zona, ya sea casa, escuela, trabajo, etc. Cada integrante de la familia puede tener una mochila o pueden tener una por familia, esto queda a discreción de cada persona.



Algunas cosas que debe tener la mochila son:

Botiquín de primeros auxilios Incluya antisépticos, esparadrapos, alcohol, agua oxigenada, gasas, vendaje, “Curitas”. Esto es útil para tratar cualquier herida pequeña o para dar primeros auxilios en lo que llega el personal de rescate.
Medicamentos Se recomienda incluir varias dosis de medicinas de uso diario. Esto es particularmente importante si hay personas con condiciones como diabetes, alta presión, alergias y depresión, entre otras.
Linternas y radio Es necesario tener linternas en caso de que el servicio de electricidad fuera afectado. En adición, con un radio puede mantenerse al tanto de lo que está sucediendo, ya sea mensajes de alerta, actualizaciones de información de emergencia y/o saber cuáles áreas y vías de tránsito se hayan afectadas. Convenientemente, puede conseguir aparatos que operan con baterías o con manija giratoria. Es recomendable utilizar un Radio NOAA. Este artículo funciona con una red nacional de emisoras que emiten información continua del tiempo, directamente desde la oficina de meteorología más cercana. El radio NOAA emite productos del Servicio Nacional de Meteorología tales como avisos, vigilancias, pronósticos y otra información sobre peligro 24 horas al día. También puede recibir información después de eventos tanto naturales (terremotos) como tecnológicos (derrames químicos o de petróleo). Este radio tiene más de 900 transmisores los cuales cubren los 50 estados, Puerto Rico, Islas Vírgenes y los territorios Americanos del Pacífico. La transmisión se encuentra en la banda de servicio público en las siguientes frecuencias (MHz): 162.400; 162.425; 162.450; 162.475; 162.500; 162.525; 162.550.
Agua y alimentos Considere guardar comida no perecedera para al menos tres días, tomando en consideración cualquier necesidad especial (ej. personas con diabetes, niños y ancianos) y evite incluir alimentos que puedan deshidratar (ej. comidas saladas) o bajas en nutrientes esenciales. El agua es un elemento imprescindible, así que asegúrese de conservar suficiente agua, especialmente tomando en consideración los miembros incluidos en el plan (niños, mujeres embarazadas, etc.), al igual que el tipo de clima en el que vivimos. Se recomienda conservar agua con tal de que cada persona pueda usar un galón por día, para al menos tres días. Usted debe estar preparado para cualquier emergencia, por eso se deben reemplazar los suministros de agua cada seis meses.
Libreta pequeña y marcadores Es útil tener una libreta y marcadores (lápiz, bolígrafos, etc.) y así anotar cualquier instrucción provista por rescatistas o simplemente tener cualquier información que sea de importancia.
Documentos Es importante guardar copias de documentos de identificación, tales como certificados, pasaporte, seguro social, licencia, etc. De igual forma, puede preparar listados que le permitan fácil reconocimiento de personas afectadas por la emergencia (con nombre y apellidos de los individuos), sus necesidades especiales (alergias, impedimentos, medicamentos usados, padecimientos), contactos fuera del área afectada y/o cualquier información necesaria. En caso de estar en una escuela o trabajo, los documentos pueden tener una lista con todos los nombres y datos primordiales de cada uno de los alumnos o empleados en cada salón o área de trabajo.
Materiales adicionales Otros materiales útiles en una emergencias incluyen herramientas, dinero en efectivo, ropa extra, algún juego (para calmar a los niños), silbato, artículos de aseo personal, baterías adicionales, mascarillas, comida para mascotas (si aplica). Por otra parte, usted puede ser parte de los procesos de ayuda y rescate. Incluya artículos tales como cinta adhesiva de color o pintura en aerosol (preferiblemente verde y roja). Su uso puede facilitar las tareas de búsqueda, rescate y primeros auxilios. Por ejemplo, con una marca roja en algún lugar visible en una estructura le indica a los rescatistas que hay personas adentro que no han sido auxiliadas. En contraste, se puede entender que lugares marcados en verde han sido revisados y no hay personas atrapadas o heridas. De este modo, estaría ayudando a agilizar los procesos de rescate y previene a los oficiales de entrar en alguna estructura comprometida.